Utilizziamo i nostri cookie e quelli di terzi per analizzare i nostri servizi Se continui a navigare, consideriamo che ne accetti l'utilizzo. Più informazione QUI

Accetta offerte

Los Vengadores: La saga de la Corona Serpiente (Steve Englehart, George Pérez) / Marvel Gold - 2012

5% di sconto! fino a venerdì, 24 febbraio


Numero di articoli: 1

Condizioni del lotto: Buono (pochissimi segni di utilizzo)

LÍNEA: Marvel Gold || SERIE: Los Vengadores || SAGA: La Corona Serpiente || EDITOR: Panini Cómics España (Torroella de Montgrí, Girona) || GUION: Steve Englehart || DIBUJO: George Pérez || ENTINTADO: Vince Colletta, Sam Grainger, Mike Esposito || COLOR: Janice Cohen, George Roussos, Petra Goldberg, Hugh Paley || ILUSTRACIÓN PORTADA: Gil Kane || INTRODUCCIÓN: Raimon Fonseca || FORMATO: Rústica (tapa semirrígida con solapas), 144 pp., il. col., 26 x 17 cm || ISBN: 9788498858624 || EDICIÓN ORIGINAL MARVEL: The Avengers Vol. 1 #141-144 (noviembre, 1975-febrero, 1976); The Avengers Vol. 1 #147-149 (mayo, 1976-julio, 1976).

Este tomo de la línea Marvel Gold se dedica a una aventura clásica de los Vengadores: La Saga de la Corona Serpiente, uno de los últimos trabajos de Steve Englehart como guionista de la colección de un grupo al que volvería diez años después para reverdecer laureles y proporcionar a la afición horas de diversión al frente de la sucursal californiana, pero esa es otra historia. Englehart había puesto en relativo orden algunos de los cabos sueltos más añejos de la serie, al dar un origen a la Visión (que luego John Byrne y Kurt Busiek se encargarían de «ajustar»), dar un destino glorioso a Mantis, su personaje fetiche y dar otra vuelta de tuerca al enfrentamiento entre los héroes y Kang el Conquistador, el señor del tiempo.

En esta ocasión, Englehart aprovecha algunos asuntos pendientes de su estancia en la serie del Capitán América para reintegrar a este en el grupo y dar, como era su costumbre en aquellos días tan atribulados, una versión marveliana de los tejemanejes gubernamentales que a este lado de la viñeta se concretaron en el caso Watergate. Los años 70 no eran tan alegres como podían haberlo sido los 60, y Englehart se encarga de que en la colección haya cierto tono crítico hacia los poderes establecidos, pero sin pasarse mucho. De todas maneras, solo un guionista como este podría mezclar la manipulación de los gobiernos por las grandes corporaciones con un artilugio místico escapado de las aventuras de Conan el bárbaro, como es la Corona de la Serpiente. Por si esto no fuera bastante, añade a su vez a una tal Patsy Walker que en otros tiempos había protagonizado una colección que poco o nada tenía que ver con el género de los superhéroes y que ahora era reciclada para la causa, como antes de ella lo fueran los vaqueros o los monstruos de La Casa de las Ideas. Hablando de los habitantes del Salvaje Oeste americano, también hay espacio para ellos en esta historia. ¿Se puede pedir más?

Englehart presenta una historia en dos frentes, merced al superávit de vengadores con el que cuenta. Así, Thor y Dragón Lunar parten a la búsqueda de un Ojo de Halcón al que encontrarán rodeado por justicieros armados con revólveres que habían medrado en el interregno entre las Edades de Oro y Plata de los cómic y que con su presencia indicaban el declinar de los géneros restantes en Marvel frente a uno, el de superhéroes, que se había recuperado de la crisis que marcó la transición entre los años 60 y los 70. Todos ellos plantarán cara a Kang el Conquistador, en lo que prometía ser el enfrentamiento definitivo y que luego quedará como una de tantas palizas que los Vengadores propinaron al viajero temporal. Aquí, Englehart aprovechará para revelar algunos detalles sobre la relación entre este villano y otro venerable de la galería vengadora, Inmortus, sentando las bases para historias que habrían de prolongarse al menos durante veinticinco años.

Mientras tanto, el resto del equipo ―Capitán América, Iron Man, Visión, Bruja Escarlata, la Bestia y una Patsy Walker en calidad de observadora― se topan con las maquinaciones de Roxxon, una corporación industrial controlada por una hermandad que a su vez es manejada por una entidad que se manifiesta a través de las Coronas Serpientes. Sus pesquisas les llevarán a un enfrentamiento con el Escuadrón Supremo, los héroes de una Tierra alternativa donde el dominio de la Serpiente a través de las corporaciones se ha impuesto a los gobiernos legítimos. Primero en el mundo de los Vengadores y luego en el del Escuadrón, unos y otros tendrán ocasión de enfrentarse y de discutir acerca de cuál es el mundo original y cuál la copia revenida. El hecho de que los miembros del Escuadrón fueran trasuntos evidentes de la Liga de la Justicia de DC añadía cierto morbo al asunto, por cuanto Englehart repetía, de forma corregida y aumentada, el guiño que años antes hiciera Roy Thomas. Las colaboraciones entre editoriales estaban en pañales y aún pasarían tres décadas antes de ver un enfrentamiento entre ambos grupos, así que siempre se podía «soñar» y disfrutar de estos curiosos pastiches, mientras el guionista colaba sutiles o no tan sutiles críticas a los gobiernos que se vendían a las empresas privadas y a los superhéroes que seguían su ejemplo. Que todo fuera, en último término, culpa de una corona hecha con la forma de varias serpientes entrelazadas, le quitaba bastante miga al asunto, pero en aquellos días los cómics eran bastante más inocentes.

Otro de los alicientes de este tomo viene a ser la posibilidad de disfrutar de los lápices de un George Pérez que todavía conserva reminiscencias del estilo de su mentor, Rich Buckler. Su trazo está aún lejos de ser tan abigarrado como en su evolución posterior, pero a ello contribuye también el entintado simple y estilizado que realizan autores como Vince Colletta. También llaman la atención las portadas originales, realizadas por artistas de la talla de Gil Kane o Jack Kirby, así como las de las ediciones españolas, realizadas por Rafael López Espí y Carlos Pacheco. Una reunión de artistas de nivel que tuvieron que vérselas con la curiosa tarea de dibujar la nariz metálica del Hombre de Hierro, en lo que constituye uno de los episodios más hilarantes de la historia de Marvel, que Raimon Fonseca se encarga de desvelar.

SUMARIO

  • «Final y principio (al mismo tiempo)», por Raimon Fonseca.
  • ¡El imperio fantasma!
  • ¡Al Oeste, jóvenes dioses!
  • ¡Entre eones!
  • ¡Garras!
  • ¡Crisis en Otra-Tierra!
  • ¡20.000 leguas bajo la justicia!
  • ¡Los dioses y la banda!
  • Pin ups.
avatar lecturaymas
Da 24/05/2012
Spagna (Madrid)