Utilizziamo i nostri cookie e quelli di terzi per analizzare i nostri servizi Se continui a navigare, consideriamo che ne accetti l'utilizzo. Più informazione QUI

Smith & Wesson modelo 2 DAte 1865 siglo XIX.Posiblemente encargo por algún magnatario oriental


7 fotos SMITH & WESSON MODELO 2 DATE 1865 SIGLO XIX.POSIBLEMENTE ENCARGO POR ALGÚN MAGNATARIO ORIENTAL (Militar - Armas de Fuego en Uso)

  • 25% di sconto! Precedente 9.500,00 €
    Il prossimo domenica è l'ultimo giorno
  • Articoli: 1

    Condizioni: Normale (con segni di utilizzo normale)

    Faltas en el niquelado


    Con caja original faltas en el niquelado Operativa fechada en varias partes y firmada 1865 siglo XIX.

    Probablemente sería algún tipo de encargo para el mercado oriental, con las cachas de la culata en marfil en el cual sale un personaje profusamente tallado y en unas condiciones excepcionales.

    Modelo 2 1865 de Smith & Wesson personalizado en su época con la caja original.El Smith & Wesson Model No. 2 Army también conocido como Model No. 2 Old Model Smith & Wesson Revolver fue el primer revólver calibre .22 y 32 de Smith & Wesson , destinado a combinar el pequeño tamaño y la conveniencia del Smith & Wesson Model 1 .22 de percusión anular con un calibre mayor. Con recámara en el calibre largo .32 de percusión anular, su cilindro tenía capacidad para 6 disparos. Se fabricó entre 1861 y 1874, con una producción total de 77.020.

     

     

    Horace Smith nació el 28 de octubre de 1808 en Cheshire (Massachussets). Hijo de carpintero, al poco de nacer su familia se trasladó a la localidad de Springfield. Allí, su padre se empleó en una fábrica armera y a los 15 años, Horace entró también a trabajar como aprendiz en la sección de forja del Arsenal de Springfield, una fábrica estatal donde se especializó en la fabricación de bayonetas. Con el tiempo demostró su capacidad inventiva y hacia 1843, convertido ya en un experto armero, se transada al estado de Connecticut, donde es contratado por la afamada firma Allen & Thurber, que entonces estaba especializada en la fabricación de avisperos, familiarizándose allí con las armas de repetición.

    Daniel Baird Wesson nació un 18 de mayo de 1825 en Worcester (Massachussets) en el seno de una familia de agricultores. Su hermano Edwin se estableció como armero en la ciudad de Grafton, donde logró cierto renombre por la calidad de sus armas. Pronto Daniel se contagió del entusiasmo por las armas de su hermano y se puso a trabajar con él. En 1846, recibieron un pedido de 100 revólveres y rifles destinados a pertrechar a una expedición a California. Como no tenían la infraestructura suficiente para afrontar este proyecto en el tiempo establecido, se pusieron en contacto con la Allen & Thurber para subcontratar el pedido. Los beneficios de esta operación sirvieron para sanear las arcas de la fábrica de Edwin, pero al poco tiempo este falleció repentinamente, pasando a ser propiedad de Daniel, pero los pedidos cesaron y la empresa comenzó a pasar por dificultades financieras.

    Fue entonces cuando se asocia con Horace Smith, al que había conocido en la fábrica Allen & Thurber, y fundaron la compañía Smith & Wesson que ha llegado a ser una de las principales empresas armeras de la Historia. Al principio se dedicaron exclusivamente a comercializar armas de calidad fabricadas por otros armeros, pero pronto comenzarían a diseñar las suyas propias.

    En 1846, un ingenioso ciudadano neoyorquino llamado Walter Hunt, que ya había inventado, entre otras muchas cosas, el imperdible y la pluma estilográfica, ideó y patentó una munición autopropulsada consistente en una bala hueca que lleva alojada en su interior su carga propulsora, así como la pistola encargada de dispararla. Esta patente llegó a manos de Horace Smith quien se la compró a su inventor, mejorando el arma y patentándola de nuevo en 1851. Se trataba de la pistola Volcanic, un arma de repetición manual por palanca que contaba con un depósito tubular bajo el cañón.

    El 20 de junio de 1854, con esta patente en la mano convenció a su amigo Daniel Wesson para abrir un pequeño taller en Norwich (Connecticut), dedicado a la fabricación y comercialización de esta pistola.

    El invento no obtuvo éxito, ya que la bala autopropulsada sólo conseguía una velocidad inicial de 150 m/s y, con sólo un año en el mercado, decidieron vender la patente por 25.000 dólares a la firma Volcanic Repeating Pistol. De este arma sólo se llegaron a fabricar unas 3.000 unidades entre 1855 y 1857, fecha en que cesó su producción. Se da la curiosa circunstancia de que uno de los socios de esta firma era Oliver Winchester que haría de esta pistola el embrión de los famosos rifles Winchester.

    Con el dinero obtenido de la venta, en 1856 erigen otra factoría más grande en Springfield, lugar donde quedaría ubicada definitivamente hasta nuestros días.

    El 2 de abril de 1855, el armero Rolling White patentó con los números 12.648 y 12.649 un revólver de retrocarga, es decir, llevaba un tambor con las recámaras abiertas de delante a atrás, con lo que se ganaba en tiempo de recarga y permitía la utilización de cartuchos metálicos de fuego anular. Con los documentos en la mano, visitó a Samuel Colt a quien le ofreció su invento, siendo desdeñado por este (de lo cual se arrepentiría toda su vida). Enterado de que Smith & Wesson estaban trabajando en un proyecto similar, contactó con ellos y estos se hicieron con todos los derechos de su invento convirtiéndose así en la fábrica más importante de revólveres del mundo, pues les concedía hasta 1869, fecha en que finalizaba la concesión de la patente, el monopolio norteamericano para la fabricación de revólveres de retrocarga. Smith & Wesson terminó de esta manera con el sistema de avancarga.

    Para hacerse una idea de la inmensa diferencia que había entre los revólveres fabricados por esta firma y sus competidores, podemos ceñirnos a las crónicas de la época que asignaban, en manos de un tirador experto, 26 segundos para cargar y disparar un Smith & Wesson contra los 60 para efectuar la misma operación con uno de la firma Colt.

    Su primer arma de retrocarga vio la luz en 1857; consistía en un pequeño revólver de bolsillo de calibre 22 Corto que denominaron Nº 1. En 1869, habiendo fabricado exclusivamente armas para uso civil, deciden diseñar una para el ejército, apareciendo en 1869 un enorme revólver del calibre .44 denominado Modelo Nº 3.

    En 1873, es Daniel Wesson quien se queda a cargo de la fábrica, pues Horace Smith decide abandonar la sociedad para dedicarse al estudio de la astronomía y a la ayuda altruista a personas y comunidades religiosas, falleciendo el 14 de enero de 1893 en Springfield. Diez años después, en 1883, Daniel Wesson cede las acciones de la fábrica a sus hijos, aunque nunca perdió contacto con la fábrica. Falleciendo también en Springfield el 4 de agosto de 1906.

    En 1886, la Smith & Wesson introdujo el revólver de armazón fijo y tambor oscilante lateral. Desde entonces y hasta hoy (a pesar de haber pasado más de un siglo desde su invención), por su fortaleza contrastada, todas las fábricas del mundo han adoptado para si este diseño.

    En todo el mundo se copiaron los revólveres Smith & Wesson, especialmente en Bélgica y España, con diferentes calidades de fabricación.

    En 1954, la Smith & Wesson sacó al mercado su primera pistola semiautomática, denominándola Modelo 59.

    En la actualidad un bisnieto de Daniel Baird Wesson regenta la fábrica realizando diseños muy innovadores, algunos de ellos presentados en bellos estuches en los que se adjuntan hasta siete cañones intercambiables con juegos de miras y disparadores de cambio rápido. Aunque creo que no es necesario mencionarlo, añadiré que dichos estuches sólo están al alcance de muy pocos bolsillos.

    Un revólver de esta marca, el Mod. 52 del calibre 38 Especial, cuenta en su haber con el récord mundial de Tiro Olímpico en la modalidad de Grueso Calibre, logrado por el norteamericano T. D. Smith con 597 puntos sobre 600, y que está imbatido desde 1963.

    El nombre de Tip-Up (punta hacia arriba) con que se denominó a estos revólveres de la Smith & Wesson proviene de su sistema de apertura. Lo forman una bisagra situada en la parte superior del armazón y una pieza colocada en la parte inferior que al accionarla, libera el cañón para que se pueda levantar y proceder a su carga o descarga.

    De los Tip-Up se fabricaron 3 Modelos que, cronológicamente, fueron el Nº 1, el Nº 2 y el Nº 1 ½. Todos tenían en común las siguientes características: gatillo semioculto, ausencia de guardamontes, sistema de fuego anular y el número de serie marcado en la cacha derecha y en la parte inferior del marco de la empuñadura.

    El Modelo Nº 1 de calibre .22 Corto se mostró muy deficitario para el uso a que estaba destinado: la defensa personal. Aun así, como la demanda de estos revólveres fue todo un éxito, decidieron sacar al mercado otro más potente, naciendo de este modo el Smith & Wesson Nº 2 en calibre .32, que fue fabricado entre 1861 y 1874.

    Su puesta de largo coincidió con el inicio de la Guerra de Secesión Americana (1861 - 1865), y aunque nunca fue declarado reglamentario, se hizo muy popular entre los combatientes ya que sólo se necesitaban 25 segundos para cargarlo contra los 2 minutos y 10 segundos de los Colt. Los combatientes le pusieron el apodo de revólver Army, siendo conocido por los coleccionistas como el Old Army, estando considerado como el más avanzado de todos los que se utilizaron en esa contienda.

    Se trata de un revólver de agradable apariencia que lleva en la solera del cañón la siguiente inscripción: SMITH & WESSON. SPRINGFIELD. MASS., y en el tambor inscrito perimetralmente: PATENTED APRIL 3, 1855. JULY 5, 1859 & DEC 18. 1860.

    Utiliza el sistema de simple acción y es de percusión anular. Su cilindro, sin acanaladuras y con capacidad para 6 cartuchos, le da un aspecto sólido. Su cañón es octogonal y se fabricó en 4, 5 y 6 pulgadas de longitud, y la forma de la culata era siempre cuadrada con las cachas realizadas en madera de palo santo.

    Los elementos de puntería, muy rudimentarios, se componen de un punto en forma de media luna situado en el extremo del cañón, y de una muesca tallada en forma de “V” como mira trasera.

    Para cargarlo es necesario desplazar el cañón hacia arriba, presionando sobre las dos orejetas estriadas situadas en cada lado del armazón, tras lo cual basta sacar el tambor para poder alimentar o descargar el arma. La varilla atornillada paralelamente al cañón sirve para la extracción de los casquillos.

    Con el arma abierta hay que estar atento para que el cilindro no se caiga, pues no tiene eje de giro que lo atraviese, sino un pequeño pivote que sobresale del armazón y otro más pequeño aún que sobresale del cilindro en su plano anterior y que, cuando el arma está cerrada, encajan en sus respectivos alojamientos, permitiendo que el tambor gire y esté asegurado eficazmente.

    En los Estados Unidos de la década de 1850 no había ningún otro revólver que disparara cartuchos metálicos, y muchos de sus poseedores, para agilizar la labor de recarga, compraban 2 ó 3 tambores de repuesto que llevaban convenientemente cargados. Así, cuando un tambor se agotaba, sólo tenían que extraer este e introducir uno nuevo para estar otra vez en condiciones de disparar.

    Quitando el tornillo de sujeción de la tapa lateral que permite el acceso a los mecanismos de disparo, sorprende gratamente ver lo sencillo, bien mecanizados y ajustados que están.

    Además de ser el primer revólver de retrocarga en América (en Europa ya conocíamos los cartuchos Lafaucheux), lo verdaderamente ingenioso de este revólver, muy avanzado para su época, es la leva de retenida del tambor. Totalmente fija por dos pasadores, actúa solamente por su parte posterior, apoyándose en una muesca que mantiene el tambor inmóvil. Ahora bien, cuando se acciona el martillo, éste, que posee una pequeña cresta en su extremo superior delantero, levanta la leva de retenida lo suficiente para que el tambor gire.

    Esta arma, a pesar de los años, es un cúmulo de aciertos: tiene un acabado extremadamente cuidado que contribuye en gran medida al renombre de la firma de Springfield. Todas las piezas están perfectamente ajustadas, y la holgura entre ellas es prácticamente inexistente, lo que constituye una verdadera proeza para una época donde la maquinaria y las herramientas estaban poco desarrolladas.

    La dignidad profesional y el respeto hacia sus clientes llevó a la firma Smith & Wesson hasta el punto de hacer inscribir sobre los revólveres que tenían algún pequeño defecto la leyenda 2D. QUALITY (calidad de segunda), para ofrecerlos a precios inferiores a los modelos estándar. Como dato curioso decir que, por su escasez, se cotizan más estos ejemplares que los corrientes. Existen varios tipos de acabado, pavonado, niquelado y, a veces, con grabados en oro y plata que se servían en lujosos estuches forrados de terciopelo. Además, el marfil y el nácar sustituían al palo rosa de las cachas.

    Considerando que el trabajador americano medio ganaba sobre 30 dólares al mes, los revólveres Tip-Up de S & W eran muy caros, ya que, en 1866, se vendían al precio de 12,75 dólares. Aun así, su demanda era tan grande que una vez encargado había que esperar dos años antes de que se le entregara al cliente.

    Entre los más famosos propietarios de este revólver figuran el que sería Presidente de los estados Unidos Rutherford B. Hayes; el general de la Guerra de Secesión y futuro comandante del 7ª de Caballería George Armstrong Custer; el legendario forajido Wild Bill Hickok, que lo portaba cuando el 2 de Agosto de 1876 cayó abatido por las balas de Jack McCall en el Deadwood’s Saloon de Dakota.

    Desde 1861 en que comenzó su producción, fueron fabricadas un total de 77.155 unidades del Modelo Nº 2 hasta 1874 en que esta cesó definitivamente. 

    NOta de interés histórico: 

    El fenómeno de Ryoma" - 龍馬 現象

     

    Qué tenía Sakamoto Ryoma en común con George Armstrong Custer y "Wild Bill" Hickock?

    R: Al igual que Ryoma, ambos estadounidenses tenían un revólver Smith & Wesson No. 2 Army, según el sitio web del Museo Nacional de Armas de Fuego de la NRA. "Wild Bill" Hickock llevaba uno cuando fue asesinado en una partida de póquer en Deadwood, Territorio de Dakota, informa el Museo de la NRA. Quizás Ryoma era mejor tirador que Wild Bill.

    Revólver Smith & Wesson No. 2 Army, mismo modelo que llevaba Sakamoto Ryoma

    Revólver Smith & Wesson No. 2 Army, mismo modelo que llevaba Sakamoto Ryoma

    Poco después de supervisar la conclusión de la Alianza Satsuma-Choshu a principios de 1866, que conduciría al derrocamiento del gobierno del shogun menos de dos años después, Ryoma fue atacado y casi asesinado en Teradaya Inn en Fushimi, en las afueras de Kioto. Usó su Smith & Wesson para defenderse, como lo describió en una carta a su familia. Cité la carta en Samurai Revolution

    Horace Smith nació el 28 de octubre de 1808 en Cheshire (Massachussets). Hijo de carpintero, al po
    La revolución samurái en los albores del Japón moderno
    co de nacer su familia se trasladó a la localidad de Springfield. Allí, su padre se empleó en una fábrica armera y a los 15 años, Horace entró también a trabajar como aprendiz en la sección de forja del Arsenal de Springfield, una fábrica estatal donde se especializó en la fabricación de bayonetas. Con el tiempo demostró su capacidad inventiva y hacia 1843, convertido ya en un experto armero, se transada al estado de Connecticut, donde es contratado por la afamada firma Allen & Thurber, que entonces estaba especializada en la fabricación de avisperos, familiarizándose allí con las armas de repetición.

    Daniel Baird Wesson nació un 18 de mayo de 1825 en Worcester (Massachussets) en el seno de una familia de agricultores. Su hermano Edwin se estableció como armero en la ciudad de Grafton, donde logró cierto renombre por la calidad de sus armas. Pronto Daniel se contagió del entusiasmo por las armas de su hermano y se puso a trabajar con él. En 1846, recibieron un pedido de 100 revólveres y rifles destinados a pertrechar a una expedición a California. Como no tenían la infraestructura suficiente para afrontar este proyecto en el tiempo establecido, se pusieron en contacto con la Allen & Thurber para subcontratar el pedido. Los beneficios de esta operación sirvieron para sanear las arcas de la fábrica de Edwin, pero al poco tiempo este falleció repentinamente, pasando a ser propiedad de Daniel, pero los pedidos cesaron y la empresa comenzó a pasar por dificultades financieras.

    Fue entonces cuando se asocia con Horace Smith, al que había conocido en la fábrica Allen & Thurber, y fundaron la compañía Smith & Wesson que ha llegado a ser una de las principales empresas armeras de la Historia. Al principio se dedicaron exclusivamente a comercializar armas de calidad fabricadas por otros armeros, pero pronto comenzarían a diseñar las suyas propias.

    En 1846, un ingenioso ciudadano neoyorquino llamado Walter Hunt, que ya había inventado, entre otras muchas cosas, el imperdible y la pluma estilográfica, ideó y patentó una munición autopropulsada consistente en una bala hueca que lleva alojada en su interior su carga propulsora, así como la pistola encargada de dispararla. Esta patente llegó a manos de Horace Smith quien se la compró a su inventor, mejorando el arma y patentándola de nuevo en 1851. Se trataba de la pistola Volcanic, un arma de repetición manual por palanca que contaba con un depósito tubular bajo el cañón.

    El 20 de junio de 1854, con esta patente en la mano convenció a su amigo Daniel Wesson para abrir un pequeño taller en Norwich (Connecticut), dedicado a la fabricación y comercialización de esta pistola.

    El invento no obtuvo éxito, ya que la bala autopropulsada sólo conseguía una velocidad inicial de 150 m/s y, con sólo un año en el mercado, decidieron vender la patente por 25.000 dólares a la firma Volcanic Repeating Pistol. De este arma sólo se llegaron a fabricar unas 3.000 unidades entre 1855 y 1857, fecha en que cesó su producción. Se da la curiosa circunstancia de que uno de los socios de esta firma era Oliver Winchester que haría de esta pistola el embrión de los famosos rifles Winchester.

    Con el dinero obtenido de la venta, en 1856 erigen otra factoría más grande en Springfield, lugar donde quedaría ubicada definitivamente hasta nuestros días.

    El 2 de abril de 1855, el armero Rolling White patentó con los números 12.648 y 12.649 un revólver de retrocarga, es decir, llevaba un tambor con las recámaras abiertas de delante a atrás, con lo que se ganaba en tiempo de recarga y permitía la utilización de cartuchos metálicos de fuego anular. Con los documentos en la mano, visitó a Samuel Colt a quien le ofreció su invento, siendo desdeñado por este (de lo cual se arrepentiría toda su vida). Enterado de que Smith & Wesson estaban trabajando en un proyecto similar, contactó con ellos y estos se hicieron con todos los derechos de su invento convirtiéndose así en la fábrica más importante de revólveres del mundo, pues les concedía hasta 1869, fecha en que finalizaba la concesión de la patente, el monopolio norteamericano para la fabricación de revólveres de retrocarga. Smith & Wesson terminó de esta manera con el sistema de avancarga.

    Para hacerse una idea de la inmensa diferencia que había entre los revólveres fabricados por esta firma y sus competidores, podemos ceñirnos a las crónicas de la época que asignaban, en manos de un tirador experto, 26 segundos para cargar y disparar un Smith & Wesson contra los 60 para efectuar la misma operación con uno de la firma Colt.

    Su primer arma de retrocarga vio la luz en 1857; consistía en un pequeño revólver de bolsillo de calibre 22 Corto que denominaron Nº 1. En 1869, habiendo fabricado exclusivamente armas para uso civil, deciden diseñar una para el ejército, apareciendo en 1869 un enorme revólver del calibre .44 denominado Modelo Nº 3.

    En 1873, es Daniel Wesson quien se queda a cargo de la fábrica, pues Horace Smith decide abandonar la sociedad para dedicarse al estudio de la astronomía y a la ayuda altruista a personas y comunidades religiosas, falleciendo el 14 de enero de 1893 en Springfield. Diez años después, en 1883, Daniel Wesson cede las acciones de la fábrica a sus hijos, aunque nunca perdió contacto con la fábrica. Falleciendo también en Springfield el 4 de agosto de 1906.

    En 1886, la Smith & Wesson introdujo el revólver de armazón fijo y tambor oscilante lateral. Desde entonces y hasta hoy (a pesar de haber pasado más de un siglo desde su invención), por su fortaleza contrastada, todas las fábricas del mundo han adoptado para si este diseño.

    En todo el mundo se copiaron los revólveres Smith & Wesson, especialmente en Bélgica y España, con diferentes calidades de fabricación.

    En 1954, la Smith & Wesson sacó al mercado su primera pistola semiautomática, denominándola Modelo 59.

    En la actualidad un bisnieto de Daniel Baird Wesson regenta la fábrica realizando diseños muy innovadores, algunos de ellos presentados en bellos estuches en los que se adjuntan hasta siete cañones intercambiables con juegos de miras y disparadores de cambio rápido. Aunque creo que no es necesario mencionarlo, añadiré que dichos estuches sólo están al alcance de muy pocos bolsillos.

    Un revólver de esta marca, el Mod. 52 del calibre 38 Especial, cuenta en su haber con el récord mundial de Tiro Olímpico en la modalidad de Grueso Calibre, logrado por el norteamericano T. D. Smith con 597 puntos sobre 600, y que está imbatido desde 1963.
     

     

IMPORTANTE: CONSULTA LE NORMATIVE SPAGNOLE PER IL POSSESSO DI ARMI, PRIMA DI EFFETTUARE L'ACQUISTO
Polizia di Stato (Denuncia armi per via telematica)



Informare su questo lotto